Pasta Térmica para Portátiles: Información, Explicación de Cómo Aplicarla y Utilizarla y Ofertas

Seguramente más de una vez nos hayamos olvidado de ella, pero la pasta térmica es uno de los componentes más importantes en un ordenador.

Cualquier persona que tenga un portátil la utiliza, así como cualquier otro tipo de dispositivo electrónico que utilice un procesador. En este artículo aprenderás todo lo que necesita saber acerca de la pasta térmica: para qué se utiliza, qué ingredientes la componen y por qué es importante renovarla y cuidarla periódicamente. Sin duda alguna, una masilla vital a fin de que nuestros portátiles sigan vivos durante muchos años.

¿Qué es la pasta térmica?

La pasta térmica es un tipo de masilla que puede venir en diferentes formatos, en donde el más utilizado es una especie de líquido espeso y bastante denso. Normalmente, se caracteriza por disponer de un color metálico debido a los componentes que la forman, aunque también podemos encontrar otras variantes que, por su parte, muestran una tonalidad blanca.

Una de las principales características de la pasta térmica para portátiles es la de aportar una alta conductividad térmica, lo cual es una razón más que de peso para utilizarla: la pasta se dispone sobre la parte superior del procesador y la parte que está en contacto con el disipador de aire. Su objetivo es “airear” el calor que sale desde el primer componente hacia el segundo, y aunque en su mayoría esto suela aplicarse a superficies metálicas, también se pueden tapar diversas irregularidades con esta pasta, todo ello con el objetivo de logar un mejor contacto entre ambas.

A modo de resumen, diremos que la finalidad de la pasta térmica es ser un elemento físico intermediario entre la CPU, que es el procesador, y el disipador de aire, (aunque también es posible que se pueda hacer entre otra pareja de chips) a fin de que el calor que genera el primero pueda diluirse a través de la pasta térmica y llegar, finalmente, al segundo, el cual mediante los ventiladores lo expulsará hacia el exterior.

Razones por las que deberías conservar la pasta térmica de tus ordenadores portátiles

Cualquier buen ordenador portátil o de sobremesa que se precie utiliza la pasta térmica, y a pesar de que nunca la podamos haber visto por el hecho de que se esconde detrás del disipador de la CPU, no quiere decir que tengamos que dejarla de lado.

Lo mismo suele ocurrir con las tarjetas gráficas, en donde la CPU requiere de un elemento viscoso como es la pasta a fin de que el calor fluya desde el ventilador hacia el disipador. También es cierto que hay algunos chipsets que en varios modelos de placas base utilizan pequeños disipadores, es decir, activo con ventilador o pasivo sin él.

¿Por qué comprar pasta térmica para portátiles?

Principalmente porque si la pasta térmica goza de buen estado le proporcionará al ordenador una excelente conductividad térmica, más concretamente, entre el disipador y el procesador, provocando que el calor se disipe correctamente de manera casi instantánea.

En el caso de que este componente viscoso se encuentre en mal estado, el calor nos saldrá del procesador y se generará un sobrecalentamiento innecesario que en la gran mayoría de ocasiones puede originar el incorrecto funcionamiento del chip, llegando incluso hasta el deterioro físico.

Normalmente, el límite físico de una CPU corriente suele oscilar entre los 95-110ºC, momento a partir del cual el fabricante no garantiza bajo ningún concepto que pueda no ocurrirle algo al chip, todo esto siempre desde el punto de vista físico, claro está. No obstante, lo más normal es que los circuitos internos del ordenador se quemaran debido al tan intenso calor, lo que en última instancia hará que tengamos que tirar a la basura dicho componente.

Superventas nº. 1
SODIAL(R) JERINGA 30G PASTA TERMICA PARA ORDENADOR PORTATIL CPU
  • Articulo nuevo, con buena calidad
  • Diseno jeringa para introducir mas facilmente
  • Ayuda disipar calor de CPU a refrigerador con eficacia
Superventas nº. 2
Mars Gaming MT1 - Pasta térmica para ordenador (disipador de calor para gamers, fácil de aplicar, Viscosidad 920 poise)
  • Pasta de alto rendimiento de disipación térmica, que mantiene una temperatura estable bajo cualquier carga
  • Permite un rellenado perfecto entre el disipador y el procesador, gracias a su aplicador y su viscosidad
  • Baja evaporación y soporte de bajas temperaturas permite una gran durabilidad
Superventas nº. 3
Startech SILVGREASE1 - Pasta térmica refrigerante de 1.5 g
  • Mejor conductividad del calor en relación a los compuestos de silicona convencionales y baja conductividad eléctrica aseguran su eficacia y seguridad en aplicaciones de alto rendimiento
  • Compuesto de metal que contiene óxido metálico
  • Conductividad térmica de más de 1.93 W/m-K
Superventas nº. 4
10X 1G GRASA SILICONA PASTA TERMICA JERINGA PARA ORDENADOR PORTATIL CPU
  • Totalmente nuevo y de alta calidad.
  • Diseno jeringa para introducir mas facilmente.
  • 10 jeringa de1g pasta ternica silicona para ordenadores CPU.
Superventas nº. 5
Cooler Master MasterGel Pro - Disipador de calor (Gris)
  • MGY-OSSG-N15M-R1
  • 4719512050774
  • heat sink compounds

Cómo cambiar la pasta térmica y saber si está en buen estado

Si bien esta es una pregunta bastante complicada y algo técnica, vamos a intentar responderla lo mejor posible. Primero que nada, lo más fácil que se puede hacer es registrar de alguna forma las temperaturas internas de nuestro ordenador; teniendo siempre en cuenta la temperatura ambiente y los posibles aumentos que se vayan produciendo con el paso del tiempo.

No obstante, todo esto tendrá que hacerse siempre bajo las mismas circunstancias, como por ejemplo, el ordenador encendido durante media hora y sin ningún programa ejecutándose.

El método para una CPU o procesador central es el siguiente:

  1. Abrimos la tapa lateral del ordenador. Cuidado con algunos modelos, ya que estos podrían llevar conectados cables a la parte interna de la caja.
  2. Extraemos el disipador. Ese es uno de los puntos más delicados, ya que es bastante normal que el disipador tenga solapas a presión o tornillos. De todas formas, si no te atreves o no dispones de experiencia, siempre será mejor que acudas a la web oficial del fabricante que realizó el disipador a fin de saber cuál podría ser el mejor método a seguir.
  3. Una vez hayamos extraído el disipador y esté separado de la placa base, procederemos también a desencajar el procesador, sacándolo, con cuidado, de la placa base.
  4. Con el disipador y el procesador en la mesa, lo ponemos encima de una superficie acolchada, como puede ser una toalla o un trapo. No utilices superficies duras, ya que podría producirse algún golpe y llegar a lastimarse.
  5. Con cuidado, limpia cualquier posible resto de pasta térmica que pudiera haber tanto en el disipador como en el CPU. Utiliza papel higiénico y alcohol para ello, siempre teniendo mucho ojo de no alterar la estructura de los componentes.
  6. Una vez tengas limpios los dos componentes, sécalos a fondo y aplica nuevamente la pasta térmica. Cubre la parte que está en contacto con el disipador con una ligera cantidad de pasta térmica de, aproximadamente, un milímetro. En este caso, es necesario moldearla para que todo quede bien distribuido, puedes ayudarte de un palillo o algo similar para ello.
  7. Una vez hayas aplicado la pasta térmica, será necesario volver a montar las partes. Cuidado en este paso porque el procesador solamente tiene una posición dentro del socket (normalmente, marcada en una de las esquinas) y, por esta razón, ha de entrar sin presión. En el caso de que hayamos vuelto a instalar la CPU dentro de la placa base, tendremos que tener cuidado de no desplazar el procesador a fin de evitar el derrame de la pasta térmica por toda la superficie de la placa base.

Llegados a este punto, también te interesará saber cuál es la mejor pasta térmica y cada cuánto tiempo hay que cambiarla , pues bien, esto dependerá en última instancia de la calidad que tenga, de la temperatura ambiente, del tiempo durante el cual tengas funcionando el ordenador, etcétera. No obstante, por regla general, se recomienda cambiarla cada año, aunque la mayoría de fabricantes de pastas de buena calidad garantizan su funcionamiento en periodos que oscilan desde los tres hasta los cinco años.

Otras secciones que también te pueden interesar:

Pasta Térmica para Portátiles: Información, Explicación de Cómo Aplicarla y Utilizarla y Ofertas
4.79 (95.71%) 14 votes

¿Qué opinas del artículo? :)

Comentarios


Pin It on Pinterest